RSS

22 ene. 2010

Amándonos en mis sueños

Cada vez que cierro mis ojos, comienzo a vivir en mi paraíso secreto y mis deseos a volverse realidad, me sumerjo en una cascada de felicidad, donde no hay nada incierto, todo es mágico y hermoso, todo perfecto, solos tu y yo amándonos en secreto, un secreto que está en mis sueños y que aun sin estar dormida puedo verlo con mis ojitos abiertos.

En mis sueños puedo tocarte, besarte, acariciar todo tu cuerpo, sin dejar pasar un instante y por qué dejarlo pasar, si lo único que quiero es poder detener el tiempo cuando estamos juntos, poderte abrazar, besar y tenerte para siempre junto a mí, sin pensar en nada más, destruyendo las distancias y semáforos en rojo que nos detienen y no nos permiten avanzar en la búsqueda de nuestra anhelada felicidad.

Por medio de mis sueños puedo escuchar aquellas cosas lindas que espero algún día, salgan de ti, que anhelo puedas decir, sin miedo, sin pensar en nada más solo en ti y en mi.
Me haces feliz cada segundo que pasa, me consientes, me haces reír, borras de mi vida toda amargura, todo dolor que me hace infeliz.

Ya no duermo sola, pues tú estás a mi lado y es lo mejor que me ha pasado, duermo como una bebé acurrucadita a tú lado, con mi cabeza justo en tú pecho escuchando cada latir de tú corazón, deleitándome con la más dulce melodía que jamás escuche, tus latidos formándola justo para mí, es tan tierno dormir abrazada a tu cuerpo tan suave y cálido que me brinda protección, tranquilidad y mucho amor. Despertando cada mañana con un delicioso, suave y dulce beso, abrazados bajo unas sabanas que nos guardan nuestros más íntimos secretos, luego una refrescante ducha nos acaricia con cada gota de agua que de ella se desprende, rosando suavemente nuestros cuerpos, donde abrazados nos decimos cuanto nos queremos y un te amo que sale de lo más profundo de nuestro interior nos envuelve en un velo, demostrándonos cuanto nos amamos cada instante que va pasando, así suelen ser mis sueños.

Pero como no todo es felicidad, he aquí despierto siendo presa de mis miedos, enfrentándome a una cruda realidad que está lejos de alcanzar la magia de mis sueños.

Con amor al dueño de mis sueños.

0 comentarios:

Publicar un comentario