RSS

13 oct. 2009

No debo, no quiero, no puedo depender de ti.

Muchas son las personas que dependen de alguien, de algo, se aferran tanto que cuando entran en razón es muy tarde, necesitan tanto eso, a ella, a él, para valerse, actuar, vivir, es como una persona cuando no puede respirar por sí sola y necesita de un ventilador mecánico que le brinde soporte o asistencia respiratoria, esa persona depende de ese equipo para poder cumplir con esa función vital y así muchas veces dependemos de alguien, de algo.

Todos somos personas con excelentes y magnificas capacidades, que si las exploramos vemos todo lo que podemos lograr, que podemos llegar muy lejos sin depender de algo más. Es tan difícil depender de alguien, algo en este mundo donde nada es duradero, todo es prestado, lo que hoy tenemos, tal vez mañana no este, lo que hoy es mío mañana no lo es, vivimos en un mundo de cambios donde debemos acomodarnos a ellos y luchar por nuestras metas, sueños, nuestros objetivos que aunque parezcan muy altos, son nuestros, y vale la pena luchar por ellos, pero aun así, queremos seguir dependiendo de cosas, personas que nos limitan.

Por qué no levantarse y decir; yo dependo de mi mismo, tengo todo para ser feliz, para ganar, soy un ser capaz de hacer las cosas por si solo, de tomar mis propias decisiones.
Con esto no digo que tenemos que estar solos, alejados, no escuchar opiniones, puntos de vista, concejos, etc. Siempre es bueno escuchar, tener alguien a nuestro lado, un amigo (a), novio(a), esposo (a), familia, etc. Pero no depender de ellos, no debemos aferrarnos a nada, ni a nadie, ya que nada es para siempre.

Debemos tener en cuenta que somos personas capaces, que podemos lograr lo que nos proponemos, somos nosotros quienes hacemos lo que queremos, lo que debemos, podemos colocarnos limites o dejarnos llevar, pero recordando siempre que los limites de nosotros terminan donde comienzan los de los demás. Debemos ser seres auténticos y capaces, con un alto grado de entendimiento, análisis, comprensión, interpretación, responsabilidad, etc.

Originalmente yo en ningún momento de los deberes que he tenido la oportunidad de conocer, escuchar y poner en práctica, nunca he visto el deber de la dependencia, en ningún lado he leído, escuchado que hay que depender de algo, de alguien. Y si bien dicen que "querer es poder" para asegurar que cuando se quiere hacer algo, se logra hacer, entonces digamos que no queremos depender de nada, ó mejor decir, quiero depender de mi mismo, porque soy capaz y no depender de nada más.
Tengamos en cuenta que los enfermos, las personas que nacen con discapacidades, etc. son seres que necesitan por regla, depender de alguien o de algo, pero ¿que no darían ellos por ser personas independientes y valerse por sí mismos? Que ironías las que tiene la vida, nosotros que lo podemos hacer, podemos decidir, analizar, etc, no lo hacemos, queremos depender de algo o alguien.

Si vemos, la dependencia solo nos hace ser personas incapaces, no se nos permite explotar todos esos dones maravillosos que poseemos, nos cierra la posibilidad de encontrar nuevos conocimientos y perdemos el sentido de ser, nos basamos en lo que dicen, creen o quieren otras personas, hacemos lo que nos permiten y nos limitan hacer.

Cambiemos, seamos personas independientes, realicemos lo que deseamos sin esperar que alguien nos lo diga, busquemos novedades y explotemos nuestros dones, aprendamos a ser libres y a valernos por sí mismos, busquemos la verdad por más lejos que este.

El conocimiento existe en abundancia, solo es cuestión de saberlo buscar, se necesita de personas capaces de buscar y encontrar lo inesperado, la verdad no siempre es como se imagina, y cuando se encuentra hay que entenderla y aceptarla.

No debo, no quiero y no puedo depender de nada, ni de nadie.

0 comentarios:

Publicar un comentario